.

.
Vancouver, primavera en el puente Burrard, el más antiguo de la ciudad.

lunes, 6 de febrero de 2017

Carnaval: PANTAGRUEL, de François Rabelais


(Fragmento del capítulo I: Del origen y antigüedad del gran Pantagruel)

Considerad, en fin, que todo el mundo comía muy gustoso de aquellas grandes Ciruelas, pues éstas eran tan hermosas a la vista como sabrosas al gusto; mas les vino a ocurrir como a Noé (del que somos en alto grado obligados y deudores, por haber cultivado la planta de la vid, de donde viene el delicioso y muy ameno, nectárico, celeste, preciosísimo y deífico licor conocido por tintorro), pues tan santo varón vino a quedar burlado cuando estaba bebiéndolo, por ignorar la gran fuerza y el gran poder de aquél; y así, del mismo modo, los hombres y mujeres de aquel tiempo tomaban mucho gusto en comerse aquel grande y bello fruto.
 
De ahí sobrevinieron diversos accidentes, pues a todos se les produjo una tremenda hinchazón en ciertas partes del cuerpo, aunque a unos y a otros por distintos lugares. Así unos se inflaban por el vientre, formándoseles en él una joroba o abultamiento como el de un gran tonel, de donde viene la cita: Ventrem omnipotentem, todos los cuales fueron buena gente y de alegre condición, naciendo de esta raza San Panzón y don Martes Carnaval.
 
 
François Rabelais (Francia, 1494-1553)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario