.

.
Vancouver, luz de agosto en English Bay.

martes, 11 de julio de 2017

Carnaval: DE REPENTE, EN EL VERANO, de Tennessee Williams

 
(Fragmento de la cuarta escena)

Doctor: ¿Qué sucedió el invierno pasado?
 
Catalina: Fui a un baile de carnaval, el martes de carnaval, con un muchacho que después se puso muy borracho y no se podía sostener de pie. (Risa breve) Yo ya me quería ir a casa. En el guardarropas no podían encontrar mi abrigo. Quédenselo, les dije, y salí a la calle a buscar un taxi. En eso, alguien me tomó del brazo y me dijo: "Yo te llevo en mi auto". Se quitó el saco y lo puso sobre mis hombros, lo miré, y la verdad es que nunca antes lo había visto. Me llevaba a casa pero se detuvo en el camino. Paró cerca del bosque de robles que está cerca de la Costanera. encendió un cigarrillo. Nada más. Estábamos dentro del coche y yo entendí. Creo que me bajé del auto antes que él, y caminamos por el pasto húmedo en dirección de los robles envueltos en la bruma, como si nos estuvieran pidiendo ayuda desde allá dentro. (Pausa. Queda el sonido de un solo pájaro).

Doctor: ¿Y después?
 
Catalina: Lo perdí. Me llevó de vuelta a la casa y me dijo algo horrible: "Mejor olvidemos todo. Mi mujer está embarazada y..." Entré en la casa, me senté, me quedé pensando por un rato hasta que de pronto llamé un taxi para volver al lugar, a la fiesta del carnaval. El baile sigue y pienso que "regresé a buscar la estola de visón que me prestó mi tía Violeta". Pero no. Regreso para hacerle una escena. Me paro en medio de la pista, lo ubico, corro hacia él y comienzo a golpearlo con los puños cada vez más fuerte, en la cara, en el pecho, hasta que... mi primo Sebastián tiene que sacarme de allí. A la mañana siguiente empecé a escribir mi diario en tercera persona. Por ejemplo: "Ella está todavía viva esta mañana. Y en esta caso ella quiere decir yo. ¿Y ahora que le espera a ELLA? ¡Sabrá Dios! Dejé de salir. Ya no podía. Una mañana, Sebastián entró a mi recámara para decirme: "Levántate". Bueno, cuando se continúa con vida después de haber estado muerta, uno es obediente. Me llevó al centro a un lugar donde sacan fotos para pasaportes y me dijo: "Mamá no puede viajar conmigo este verano y vas a venir en su lugar". Si no me lo cree, lea mi diario cuando estábamos en París: "ELLA se levantó al amanecer esta mañana, desayunó, se vistió y fue a dar un breve paseo. ¡Del hotel Plaza al Arco del Triunfo como perseguida por una jauría de lobos de Siberia!" (Se ríe con risa cansada. Fatigada). Ella, yo... pasaba todos los semáforos en rojo, no podía esperar la luz verde. ¿Dónde iba? ¿Regresaba al bosque de robles? Allí todo era frío y oscuro, excepto la boca de él, ¡caliente y voraz!
 
 
Tennessee Williams: Thomas Lanier Williams (Estados Unidos, 1911-1983)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario